• Centro Psicológico Loreto

Conocer, aceptar e integrar nuestra sombra.

“Nadie se ilumina fantaseando figuras de luz, sino haciendo consciente su oscuridad.” - Carl Jung.



Según la psicología analítica de Carl Jung, el arquetipo de la sombra representa el “lado oscuro” de nuestra personalidad, esos rasgos y actitudes que el Yo Consciente no reconoce como propios.


Durante la infancia, la sombra personal se desarrolla en todos nosotros. A través de figuras de referencia como padres, familiares, profesores…y de nuestras propias experiencias y aprendizajes, vamos definiendo lo que es una conducta adecuada y lo que no. Incluso, cada cultura, define de manera diferente lo que corresponde a la sombra: agresividad, ambición, sexualidad, expresión emocional intensa…algunas validan estos comportamientos y otras los destierran.


De una forma u otra, todos aquellos sentimientos y capacidades que nos hemos negado y no reconocido en nosotros mismos (celos, agresividad, culpa, avaricia, soberbia, cobardía…), los hemos ido apartando a ese lado oscuro que se convierte en nuestra sombra.


De esta forma, al haberlos rechazado y apartado de nuestra mente consciente, solo podremos ver nuestra sombra a través de los rasgos y las acciones de los demás, sólo podremos darnos cuenta de ella fuera de nosotros mismos, proyectándola en otros.


¿Cómo puedo identificar mi sombra?:


  • Cuando una persona nos afecta emocionalmente y respondemos de forma exagerada en su contra ante algo que no tiene tanta importancia, probablemente estemos proyectando nuestra sombra personal en ella. Estamos atribuyendo a otros, reacciones, sentimientos, prejuicios… que en realidad nos pertenecen.

  • Presta atención a aquello que criticas o juzgas exageradamente de otros.

  • Observa aquellas emociones que posees reprimidas.

  • Identifica todo aquello que te genera tanto dolor y no eres consciente del motivo.

  • Conocer nuestra sombra va a aportarnos varios beneficios en nuestra relación con nosotros mismos y con los demás:

  • Aumento de nuestro autoconocimiento.

  • Aceptarnos de una forma más completa, haciéndonos cargo de aquello que forma parte de nosotros.

  • Alcanzar un “yo” más integrado y fuerte. Nos va a permitir convivir de forma consciente con nuestra luz y con nuestra oscuridad.

  • Aprender a comunicarnos con nosotros mismos de una forma adecuada y sincera.

  • Dirigir nuestras emociones de forma correcta cuando irrumpen de manera inesperada.

  • Mejorar nuestras relaciones interpersonales.

  • Aprender a identificar proyecciones que dificultan nuestra opinión de los demás y así obtener una visión más realista y sincera.

  • Desprendernos de culpas derivadas de determinados comportamientos y acciones negativas.


En definitiva, cuesta aceptar que aquellos aspectos que tanto nos crispan y no soportamos de los demás, puedan formar parte de nosotros. Sin embargo, reconociéndolos y aceptándolos podremos desactivar nuestro rechazo a esa parte y activar una nueva forma de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás, parafraseando a Jung ,“lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”.


Estaremos encantados de acompañarte en tu proceso de autoconocimiento, crecimiento y transformación.


Esther Cazalla Briz

Coach acreditada por ASESCO

Centro Psicológico Loreto Charques

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

2021 © Centro Psicológico Loreto Charques, S.L.P.U. C/ Poeta Joan Maragall, 49. 1º C (Antigua Capitán Haya) 28020 Madrid (España) 

Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies