• Centro Psicológico Loreto

Trabajar para vivir o vivir para trabajar. La felicidad en la palma de tu mano.



Continuamente me encuentro a personas que no encuentran sentido a su vida, su trabajo es un mero trámite en su día a día, para obtener una recompensa económica; es un trabajo rutinario, monótono y sin sentido.


Su familia imperfecta no cumple con los requisitos propuestos por la #sociedad y por los parámetros tan altos que nos ponemos a nivel personal y comenzamos a ver todos los defectos perdiéndonos todo lo maravilloso que pueden ofrecerte como familia.


A nivel social siempre envidiamos algo del otro, poniendo expectativas no realistas en nuestras relaciones sociales.


Pero realmente qué ha pasado con la gente que ama su profesión y su trabajo. ¿Dónde está? La hemos perdido y es que en cierto modo el sistema nos encasilla desde pequeños en esa perfección, en ser los mejores, en la competitividad y nos olvidamos que la parte fundamental de esta vida es ser feliz, realmente #feliz. Esto no quiere decir que hagamos sin pensar lo que queramos, pero si que desde pequeños formemos nuestro criterio para desarrollar nuestro potencial y enfocarnos en nuestra felicidad.


Buscamos la #felicidad en otros cuando los únicos que podemos hacernos felices somos nosotros y esto se relaciona en todos los ámbitos de nuestra vida, siempre podemos tomar la parte negativa o la positiva, relativamente es lo mismo y a nivel neurológico y emocional nos cuesta el mismo trabajo movernos hacia un lado u otro.


Tampoco se trata de ir siempre "happy" porque de las pequeñas crisis siempre sale algo maravilloso, crecemos más y nos ayuda a ser #asertivos.


“Si una persona es feliz, transmite a su alrededor esa felicidad, por lo que la gente que la rodea también es feliz”.

En situaciones de crisis está felicidad puede verse afectada, pero a la larga tiende a sacar lo positivo de esa situación si te inclinas más hacia esa felicidad.


Ahora bien yo me pregunto qué ha pasado con toda esa gente que veo a diario que caminan a veces sin sentido, todo en automático, las tareas que hacen a diario son monótonas y es un día tras otro el día de la marmota, todo es repetitivo.


En #terapia nos encontramos cada vez más este tipo de personas muchas de ellas exitosas pero sin la mínima conciencia de lo que les hace feliz y más aún con un vacío enorme en sus vidas.


Hoy nos toca reflexionar ya que vivimos en un mundo complicado, donde la gente se mata por poder y vivimos pensando en lo felices que seriamos si tuviéramos… ¿Y si realmente nos planteamos qué nos hace felices? Empezamos a disfrutar nuestro trabajo, cambiamos momentos de cantidad por calidad, levantamos la cabeza y vemos todo lo maravilloso que hay en el planeta, una sonrisa puede cambiar mil corazones, cuántas veces vamos por la calle y vemos la felicidad e inocencia de un niño y sonreímos con ellos. Pues te invitó a buscar esa felicidad, que tu trabajo sea para obtener un bien no vivir para ello, comencemos a cambiar nuestra mente, liberándonos de cualquier perjuicio.


Que tu trabajo sea útil, que puedas encontrar algo de felicidad en cada cosa que hagas, que aprendas a disfrutar de la experiencia maravillosa que es la VIDA.


Si me preguntan cómo es mi trabajo: es un medio para encontrar y sembrar la semilla de la felicidad en mis pacientes, encontrando un sentido a sus vidas, haciéndose cargo de sí mismos, aceptándose tal cual son y haciendo de su vida más fácil y sencilla. “Todo cambio cuesta pero no es imposible.”


¿Y tú eres feliz?


Paola Porrúa Ocejo

Psicóloga Clínica, Psico oncóloga, Neuropsicóloga, Psicomotricista

Nº de Col. M- 21274

Centro Psicológico Loreto Charques

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo