• Centro Psicológico Loreto

Fomentar la paciencia en los niños.



Nos referimos a la paciencia de los niños a momentos como esperar su turno de juego, no interrumpir en la conversación con los otros niños o los adultos, el mostrar suficiente #autocontrol para no reaccionar y no enfadarse ante situaciones monótonas o aburridas, cuando puede hacer sus tareas despacio, con cuidado e incluso rehaciendo lo que es necesario…


La paciencia se va adquiriendo conforme los niños se van haciendo más mayores, pero también requiere trabajo y entrenamiento, y los padres y su entorno pueden hacer distintas cosas para fomentarla.


No conviene perder de vista que los niños imitan las conductas de quienes les rodean. El padre y la madre son ejemplos a seguir, y será importante como aprecien cómo se comportan ellos ante situaciones que requieren de espera y paciencia.


Antes de los 6 años los niños no tienen adquirido el sentido temporal, no calculan los tiempos. Si les decimos que hay que esperar cinco minutos no sabrán a que nos referimos. Pero no por ello hay que esperar a que cumplan esa edad para afrontar este fenómeno.


A partir de los tres años, los niños pueden aprender que a veces hay que esperar a que los padres les atiendan y que no siempre se harán las cosas cuando ellos quieran. Se les podrá decir que en este momento papá o mamá no pueden ir con él, que espere un poco, y en el caso en que se enfade, no ir, esperar un poco para dar oportunidad a que se extinga esa conducta. Si se cede a su rabieta, fomentaremos su impaciencia y el niño aprenderá que utilizando la pataleta le será más fácil conseguir su objetivo.


Con todo, conviene ser comprensivos con las posibilidades reales y limitaciones del niño, ya que con esta temprana edad todavía habrá situaciones que le superan. Fundamentalmente las relacionadas con sus necesidades fisiológicas básicas como hambre, sueño o pis.


Por ello, poder establecer un horario con rutinas puede ser útil, que aunque se pueda mover un poco, no conviene mover mucho horarios establecidos (por ejemplo la hora de la comida).


Con tempranas edades podemos pedirle que nos ayude a preparar la comida, la merienda, que nos alcance el pan o lleve las galletas a la mesa, que vea cómo hacemos un sándwich. Todo ello le ayudará a controlar su #impaciencia, a sentirse mayor y autónomo, siendo un momento divertido. Podemos aprovechar en tales ocasiones a explicarle que a veces hay que esperar a que se caliente la comida, hay que prepararla, etc.


En ocasiones no conviene anticipar demasiado cosas que se encuentran en una escala temporal que no domina, como por ejemplo una semana. Con avisarles el día anterior puede ser suficiente, y así no se pondrán tan nerviosos.


La paciencia se puede acompañar también en momentos de juego en el parque, como en situaciones en que hay columpios ocupados por otros niños. Igualmente cuando quiere intervenir e interrumpe, se le puede decir “espera un momento a que haya acabado de hablar con tu hermano o papá”. Seguidamente prestarle la atención y reforzar su espera.


Algunos #consejos para fomentar la paciencia en los niños:


  1. No atender de manera inmediata al niño siempre que te llame.

  2. Entender sus limitaciones ante momentos como el sueño, el hambre, hacer pis.

  3. Ajustar el tiempo de espera en función de su edad.

  4. No anticipar demasiado acontecimientos especiales. Siendo muy pequeños se ponen muy nerviosos.

  5. Pídele que ayude a preparar un bocadillo o el desayuno.

  6. Explícale que hay que esperar; “Vamos a calentar la comida”.

  7. No ceder ante sus rabietas, ya que aprenderá esa estrategia para conseguir cosas.

  8. Cumplir las promesas.

  9. Enséñale a esperar turnos en el parque, cediendo sus cosas a los demás, etc.

  10. Enséñale a no interrumpir.

  11. Fomenta algunas actividades que requieran de paciencia, como pintar, practicar un deporte, ayudar con algunas cosas en casa, etc.


Sergio Algar Villa | Psicólogo Col. Nº M-22702

Centro Psicológico Loreto Charques

42 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo