• Centro Psicológico Loreto

Romper con la necesidad de aprobación.



“La necesidad de aprobación de los demás equivale a decir: lo que tú piensas de mí es más importante que la opinión que tengo de mí mismo/a” - Wayne W. Dyer

Desde nuestra infancia, recibimos de nuestras figuras de apego la aprobación, esa sensación de seguridad nos ayuda a desarrollar nuestra autoestima y autoconcepto. Sin embargo, este sistema de aprobación no debe ser absoluto, e/la niño/a no debe tener la necesidad de autorización para todo lo que piensa, dice o hace, pues de este modo la desconfianza en sí mismo/a se irá instaurando.


Somos seres sociales y, por lo tanto, en mayor o menor medida, desear sentirnos aceptados y reconocidos por las personas que consideramos importantes en nuestro entorno personal y profesional es algo natural y que nos aporta satisfacción.


Sin embargo, cuando este deseo se convierte en necesidad, nuestra forma de actuar se ve condicionada y esto se materializa en malestar e inseguridad emocional.


Esta necesidad nos lleva a depositar en otras personas nuestra propia validación, ese apoyo se convertirá en algo imprescindible, y si somos desaprobados, nuestro equilibrio penderá de un hilo.


Cuando actuamos de esta forma, trasladamos nuestra responsabilidad a otras personas, delegamos esa función que nos pertenece, de tal modo que otorgamos esta obligación a terceros y ellos serán los encargados de concedernos, o no, esas dosis de motivación, reconocimiento, elogios... Esto contribuirá a una dependencia emocional que limitará nuestros logros y aumentará la frecuencia e intensidad de emociones tales como la ira, el miedo, el enfado o la ansiedad.


Nuestro objetivo de mejora radicará en potenciar nuestra confianza, seguridad y bienestar en nosotros mismos y no depender de la aprobación de otras personas, de este modo nos sentiremos más libres y en armonía.


Para ello, nuestro punto de partida consistirá en hacer conscientes nuestras dependencias, a partir de ahí podremos averiguar donde se hayan nuestras carencias y debilidades.


¿Cuáles son algunos de los comportamientos más habituales en la necesidad de aprobación?:


  • Modificar tu modo de pensar cuando alguien muestra su desaprobación.

  • Necesidad de elogiar a tu interlocutor.

  • Constante necesidad de reconocimiento y aprobación de aquello que haces.

  • Sentirte triste, enfadado/a cuando tu punto de vista no se corresponde con el de los demás.

  • Dirigir tus acciones con el objetivo de conseguir la aprobación de los demás.

  • Invertir un tiempo y esfuerzo excesivo en otras personas, en perjuicio de tus propias necesidades.

  • Ceder por miedo a decir no.

  • Pedir permiso o perdón en situaciones donde no es necesario.

  • Actitudes perfeccionistas que te hacen equiparar tu valía en función de tus resultados y logros.

  • Rumiación sobre frases dichas, con alta preocupación y ansiedad por posibles consecuencias.


¿Cómo podemos transformar esta excesiva necesidad de aprobación?:


  • Traer al consciente nuestras dependencias, ¿deseas o necesitas la aprobación de los demás?

  • Reforzar nuestra autoestima, aprender a valorarnos, a querernos por nosotros mismos.

  • Trabajar nuestras creencias limitantes relacionadas con este tema, ej. creer que si pensamos o actuamos como los demás esperan seremos más queridos, reconocidos, amados, valorados...

  • Aceptar que no podemos gustar a todo el mundo, siempre habrá personas que nos desaprueben.

  • Aprender a tomar decisiones por nosotros mismos, conociendo aquello que nos moviliza y darnos la oportunidad de llevarlo a la práctica, disfrutando de nuestro camino de aprendizaje.

  • Conocer nuestros valores y entender aquello que nos guía.

  • Trabajar la comunicación asertiva, cuya clave reside en el respeto mutuo.

  • Comprender que una crítica es solo una opinión, no le demos más valor, esto no invalida nuestra autoestima. Por el contrario, podemos aprender de ella y ampliar nuestro punto de visión.


Si os sentís identificados con este tipo de situaciones , os animo a poner el foco en la búsqueda de vuestra propia aprobación, eso os permitirá sentiros más libres, autónomos y valiosos.


Esther Cazalla Briz

Coach acreditada por ASESCO

Centro Psicológico Loreto Charques

Entradas Recientes

Ver todo