top of page
  • Foto del escritorCentro Psicológico Loreto

La ansiedad y la depresión en adultos en conexión con el TDAH.


La ansiedad y la depresión en adultos en conexión con el TDAH.
La ansiedad y la depresión en adultos en conexión con el TDAH.


La ansiedad y la depresión en adultos en conexión con el TDAH.


Vivir con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) presenta desafíos únicos, y para muchos adultos, la lucha va más allá de la atención y la hiperactividad. Muchas personas con TDAH también se enfrentan a batallas diarias contra la #ansiedad y la #depresión, aspectos que a menudo se entrelazan en un complejo juego de influencias. Estas condiciones pueden interactuar y afectar la vida cotidiana.


TDAH: Es más que solo una distracción y energía desbordante que condiciona la vida.


El TDAH se caracteriza comúnmente por la dificultad de concentrarse, mantener la atención, culminar tareas, impulsividad y, en algunos casos, hiperactividad. Sin embargo, sus efectos pueden ir más allá de estos síntomas centrales. Las personas con TDAH pueden sentirse abrumadas por la constante lucha para mantener la atención, lo que a menudo lleva a la #frustración y la #autoestima baja.


Cuando hablamos desde el ámbito adulto, las demandas laborales y personales pueden intensificar estos desafíos. La multitarea, que es una exigencia en esta etapa y se considera una habilidad valiosa, se convierte en un campo de vida o muerte para un TDAH, es decir, una de sus grandes batallas que aumentan e intensifican los estados de estrés, frustración y la sensación de estar en constantemente punto de mira.


Ansiedad: El acompañante persistente.


La #ansiedad es una compañera muy frecuente en el viaje del adulto con TDAH. La constante anticipación de dificultades o la preocupación por no cumplir con las expectativas puede generar un estado de ansiedad crónica. La inquietud y la tensión asociadas con la ansiedad pueden amplificar las dificultades diarias del TDAH, creando un círculo vicioso.

La ansiedad puede manifestarse de diferentes maneras que pueden ir desde preocupaciones persistentes hasta ataques de pánico. La inseguridad sobre el rendimiento y la constante #autocrítica pueden ser especialmente desafiantes exacerbando los síntomas existentes.


Depresión: Una sombra silenciosa.


La #depresión conlleva una carga emocional para muchos adultos con TDAH y esta puede surgir de diferentes maneras. La sensación de estar constantemente en desventaja o desde el sentimiento de incomprensión puede contribuir a fomentar sentimientos de tristeza y desesperanza. Además, de sentir una continua sensación de nunca estar a la altura de…, no cumplir las expectativas personales y profesionales debido al TDAH, así que la probabilidad de aumentar el riesgo de desarrollar síntomas depresivos. La falta de reconocimiento y de comprensión del TDAH por parte de la sociedad también puede ser un factor contribuyente. Muchos adultos con TDAH se han enfrentado a estigmas y malentendidos a lo largo de sus vidas, lo que puede socavar aún más su bienestar emocional.


Como se afectan mutuamente, ¿Cuál sería su interconexión?


La relación entre el TDAH, la ansiedad y la depresión es bidireccional. Por un lado, los síntomas del TDAH pueden desencadenar sentimientos de tristeza y preocupación. Por otro lado, la ansiedad y la depresión pueden exacerbar los desafíos ya existentes del TDAH, creando una sinergia perjudicial. La dificultad para concentrarse y completar distintas tareas puede generar un ciclo de retroalimentación negativa: la falta de logros provoca una ansiedad y depresión muy elevadas y estos a su vez dificultan aún más la concentración y la finalización de las tareas.


Estrategias básicas y prácticas para enfrentar esta amenaza triple.


A pesar de todos los desafíos a los que se presenta un TDAH, hay esperanza y estrategias para enfrentar está triple amenaza. La terapia cognitivo conductual TCC puede ayudar a abordar los patrones de pensamiento negativos asociados con la ansiedad y la depresión. Trabajar con profesionales de la salud mental que comprendan tanto el TDAH como los trastornos del estado de ánimo son fundamentales para desarrollar estrategias efectivas. Además, aprender estrategias del manejo del tiempo y establecer rutinas puede mejorar considerablemente la gestión de un TDAH. La incorporación de técnicas de relajación, como la meditación y la respiración consciente, puede ayudar a reducir la ansiedad y mejorar los estados depresivos.

Conseguir el #bienestar a través de un enfoque integral.

Entender y enfrentar está triple amenaza es fundamental para abordar de manera efectiva los desafíos que presenta cada uno. La capacidad de empatizar su forma de vida y su capacidad de afrontamiento debería existir universalmente. Un enfoque integral que incluya terapia, apoyo emocional y estrategias de manejo marca la diferencia en la calidad de vida de quienes se enfrentan a esta triple amenaza. La aceptación, la paciencia y la búsqueda de ayuda son pasos cruciales en el camino hacia el bienestar duradero.


Siempre recuerda que no estás solo en este camino, cuando una puerta se cierra se abren muchas más; busca el apoyo adecuado, tu vida merece ser plena y significativa para superar estos desafíos.

 

Paola Porrúa Ocejo

Psicóloga, Neuropsicóloga y Pscicooncóloga

Col. N.º M- 21274

Centro Psicológico Loreto Charques

Comments


bottom of page