top of page
  • Foto del escritorCentro Psicológico Loreto

¿Los niños con TDA-H suelen mentir?



Resulta una conducta habitual en los niños y adolescentes con Trastorno por Déficit de Atención e hiperactividad (TDAH) recurrir a la #mentira, el ocultamiento de la información, la omisión, o las estratagemas manipulativas como el chantaje emocional cuando se les presentan situaciones difíciles, fracaso, resultados negativos o una situación no deseada.

Estas actitudes pueden aparecer desde edades muy tempranas, cuando la resistencia a la frustración es más alta y tienen recursos más limitados de afrontamiento.


Pero, lejos de ser una conducta aislada, estas reacciones pueden convertirse en un hábito de funcionamiento constante y continuo a lo largo del crecimiento, predominando un patrón socio-emocional regido por intolerancia a la frustración, rebeldía, manejo de la mentira como medio para eludir las responsabilidades de sus actos o la distorsión de su realidad más próxima.

Dado que en la mayoría de estos casos, no adquieren una consciencia plena de ello, resulta particularmente difícil que corrijan esta problemática sino se interviene de forma eficaz.


Las razones por las que algunos niños con TDAH pueden llegar a usar la mentira como recurso son las siguientes:


  • Por impulsividad y falta de reflexión.

  • Por falta de madurez.

  • Por falta de habilidades resolutivas.

  • Por miedo.

  • Por rutina, hábito y falta de consecuencias.


No obstante, también cabe destacar que, no existe una relación directa entre el TDAH y la mentira. Los niños con TDAH pueden tener dificultades para prestar atención y mantener el enfoque, lo que puede llevar a errores involuntarios o a la falta de información precisa. Sin embargo, esto no significa que los niños con TDAH sean más propensos a mentir.


De hecho, la mayoría de las personas con TDAH son honestas y directas. Sin embargo, algunas personas con TDAH pueden tener problemas para controlar sus impulsos, lo que puede llevar a comportamientos impulsivos y poco meditados, y esto tenga como consecuencia la mentira. Esto no significa que los niños con TDAH sean “mentirosos patológicos”, sino que pueden tener dificultades para pensar antes de actuar o hablar.


Es importante destacar que la mayoría de los niños con TDAH no mienten de manera intencional o maliciosa. Si la mentira se convierte en un patrón de comportamiento problemático, es posible que la persona necesite buscar ayuda de un profesional de la salud mental para abordar el problema. La terapia cognitivo-conductual puede ser útil para ayudar a las personas con TDAH a desarrollar estrategias efectivas para controlar sus impulsos y evitar comportamientos impulsivos y poco meditados.


Las siguientes #pautas podrían ayudar a las familias a dirigir a sus hijos y que no tomen la mentira como un recurso válido:


  • Mejorar y desarrollar una buena autoestima: hacerles conscientes de sus cosas buenas, del valor del esfuerzo y del valor de asumir los defectos como parte de su persona.

  • No ceder a los chantajes, las manipulaciones o las estratagemas. Educarles en asumir y afrontar el NO, para reducir la intolerancia a la frustración.

  • Plantear una visión optimista de los problemas: los suspensos pueden ser indicativos de que existe un problema de base que requiere de atención (apoyo extraescolar, dificultades en la comprensión, miedo al fracaso, etc.)

  • Animarles a asumir sus responsabilidades y actos, evitando los reproches excesivos o las consecuencias fatalistas. Los errores deben formar parte del aprendizaje.

  • Motivarles a que tomen iniciativas para cambiar las situaciones difíciles que se les presentan, mediante el uso de técnicas cognitivas-conductuales de modificación de conducta, resolución de problemas, estilos de afrontamiento adaptativos, estilos comunicativos asertivos, etc.

  • Facilitarles el desarrollo de su propia independencia y autonomía del entorno, de tal manera promoverles a que diseñen nuevos retos y metas realistas y alcanzables para ir avanzando de una forma paulatina y tener así un desarrollo evolutivo y madurativo óptimo de acorde a su edad y circunstancias.


Belén Jiménez Morillas

Psicóloga Col. Nº M-31337

Centro Psicológico Loreto Charques

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page